domingo, 18 de agosto de 2013

Y LLEGÓ EL DÍA ...

Hola Hermosas:
Pues después de esperar tanto, llegó el día y se pasó en un plis plas.. como casi todas las bodas, no??..ja, ja.. todo resultó maravilloso, la novios guapísimos, cena perfecta y el lugar con encanto, un diez!!!. Pero vamos a lo que interesa en este blog, los modelitos de los niños, y a falta de fotos oficiales subo las mías, que no me pudieron salir peor, el blanco deslumbraba, la niña no paraba de saltar.. en fin, el día más apropiado para hacer de modelo.. ja,ja..
Bueno, pues haciendo historia, me puse manos a la obra con el vestido de arras de mi hija, las pocas directrices fueron que mejor blanco porque el vestido de la novia era en un blanco roto, no beige, y que llevara algún detalle en morados y lilas puesto que el ramo de la novia era en esos tonos.
Para la tela del vestido me decanté por un piqué con mucho cuerpo con rosetones, quería huir lo máximo posible de los tradicionales plumetis y organzas, en vez de fajín le puse una puntilla en la cintura y otra estrecha para rematar cuello y mangas; la parte de atrás la dejé en espera, por si la novia cambiaba de opinión sobre el ramo, si las flores eran rosas pues los botones y el lazo serían en rosa, si rojo pues botones y lazo rojos, finalmente se mantuvo el malva.
En cuanto al tema del zapato, ya sabéis que soy de la liga anticalcetín, y teniendo en cuenta que hacía un calor de justicia, algo previsible en Orense, me lié la manta a la cabeza y le puse sandalias malvas de la Oca Loca con tiras de piel de melocotón, eso sí, las sandalias tenían brillantitos en el empeine, es decir, no eran sandalias de ir a la playa..je,je..
Ah, y que no se me olvide el tema camafeo, quise darle un toque victoriano y le puse al vestido en la pechera un camafeo con puntitos y rematado en hilo de plata con dos mujeres estilo Josefina Bonaparte.
El tema del peinado lo dejaré para otra entrada, pues fueron unas moñitas muy fáciles de hacer pero que el resultado daba una apariencia entre sofisticada y sencilla, un bravo para la peluquera.
Y este fue el resultado final, a mi me gustó muchísimo y encontré a la niña guapísima y con una elegancia muy sencilla, ya que a propósito desde el principió busqué huir del recargamiento; espero que el modelín os haya gustado tanto como a mí, el vestido no se pudo hacer con más cariño.
En la última foto, las dos protagonistas, después de los novios, de la boda, la madrina (mi madre) y la dama de arras ( mi hija).
Un abrazo enorme a todas. Muackkkssssssssssssssssssss!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

3 comentarios:

  1. Guapisima!!!!sencillo,pero muy elegantón.me encanta el resultado y el peinado muy acertado.Por cierto tu madre tambien guapisima.Un besazo enorme Teresa,aunque hace tiempo que no dejo comentario,no me pierdo nada del blog,besitos!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Eres un solete, Emma. La verdad es que tanto mi madre como la niña estaba muy guapas, se me cae la baba.. je,je.. Un abrazo

    ResponderEliminar